Central de Turnos
Lu a Vi 7 a 21 - Sa 8 a 12

4716-3210

Revista "Para ti Mamá" Embarazo - Asesoró: Dra. Gabriela Finazzi

 Finazzi

También comenzamos a notar estrías y dolores corporales molestos en la espalda y en los huesos, las caderas se ensanchan... Ya sobre la recta final, convivimos con un sinfín de sentimientos, emociones y señales del cuerpo que nos preparan para ese gran día.

EN DETALLE

Y además de todo eso, notamos que las hormonas durante el embarazo también hacen efecto en otras partes del cuerpo impensadas: el pelo, la piel, las uñas y los dientes son ejemplos que no podemos pasar por alto.

La obstetra Gabriela Finazzi advierte que la predisposición genética y el cuidado que les brindemos juegan un papel fundamental durante la gestación y los meses posteriores.

Veamos uno por uno:

PIEL

Una de las características más comunes durante este período, es la aparición de manchas (melasma), generalmente en la frente, en las mejillas y en el bozo, que se producen por el exceso de melanina (pigmento que determina el color de la piel). Otro efecto un poco menos deseado son las estrías, sobre todo en la zona de la panza y en los pechos. Esto es consecuencia de roturas en las fibras de la piel, que se estira repentinamente con el aumento de peso. Por eso es muy importante hidratarla por dentro y por fuera, es decir, con cremas y tomando agua. para favorecer su elasticidad.

¿Qué sí y qué no?

CUERPO:

Las cremas ideales para humectar son aquellas con poco perfume porque algunas embarazadas experimentan algunas alergias o tienen la piel más sensible.

ROSTRO:

Conviene utilizar las que se adecúan a cada tipo de piel, no es momento de experimentar nada ni probar fórmulas nuevas porque la piel podría estar más reactiva. Para las famosas manchitas que puedan aparecer, no existen recetas mágicas. Hay algunas cremas en el mercado que podrían atenuarlas, aunque siempre deben aplicarse por recomendación médica.

Aplicarse protectores solares (50FPS o más) para evitar la hiperpigmentación durante todo el año, tanto los días de sol como los nublados.

Tomar duchas con agua tibia, porque el agua caliente no es buena para la circulación de la piel. Si es verano y podemos ponerla fría, mejor.

PELO

Depende de la piel y, contrario a lo que se cree, en casi todos los casos los cambios hormonales favorecen su salud. Durante el embarazo se vuelve más sano, brilloso y voluminoso. Después del parto, los altos niveles hormonales decaen a una producción normal y es posible que esté más débil y se caiga.

¿Qué sí y qué no?

Los baños de crema y nutriciones, están permitidos.

Evitar todo lo que contenga formol: baños, shocks de keratina y alisados.

Al teñirse, tratar de no tocar las raíces. La piel es un órgano que todo lo absorbe y cualquier químico que le pongamos va a llegar a la sangre. Desde luego, no queremos exponer al bebé a estas sustancias.

UÑAS

Como sucede con el pelo, durante el embarazo crecen y se fortalecen. "Es por el aumento del flujo sanguíneo local", asegura la Dra. Finazzi, aunque anticipa que a partir del sexto mes empiezan a sufrir edemas e hinchazones por la misma retención de líquido que provoca la disminución del flujo. Esto hace que queden más frágiles.

¿Qué sí y qué no? Se puede usar esmalte reforzador o protector.

¿Uñas esculpidas? iSí! No hay inconvenientes.

DIENTES

Por efecto de las hormonas, las encías se vuelven más sensibles, por lo que es común presentar gingivitis (inflamación). Además, a raíz de los vómitos o de los antojos dulces, aumenta el riesgo de la aparición de caries.

¿Qué sí y qué no?

Cepillarse los dientes luego de cada comida ayudará a evitarla gingivitis y la aparición de caries.

Las caries pueden tratarse sin problema, mientras que la limpieza y extracción de muelas pueden hacerse siempre y cuando sean muy necesarias y no se pueda esperar hasta después del parto. Entonces, si no es urgente, lo mejor es evitarlas durante el embarazo.

POR MILAGROS MIGNAQUY

Asesoró: Dra. Gabriela Finazzi, obstetra del Sanatorio modelo de Caseros, M.N. 102.604.